La escalada en Siria tensa la relación entre Rusia y Turquía

Publicación: 
Jueves, Febrero 13, 2020 - 10:52

Recep Tayyip Erdogan ha roto su moderación hacia Rusia. El presidente turco ha acusado este miércoles a Moscú de participar en la “masacre” de civiles junto a las fuerzas de Bachar el Asad en la provincia siria de Idlib y criticó las “promesas incumplidas” del Kremlin. Rusia respondió acusando a Turquía de no cumplir con los acuerdos destinados a contener las hostilidades en la volátil región y de agravar la situación. Una escalada de ásperos comentarios entre Ankara y Moscú, que hasta ahora han mantenido una alianza diplomática aunque incómoda porque apoyan a bandos opuesto para trazar las directrices de una eventual paz en Siria. Ahora, la relación se está agriando.

El líder turco ha intensificado, además, sus amenazas contra Damasco. Si las fuerzas leales a El Asad no se marchan de la zona de Idlib antes de final de mes, prometió hacerlas retroceder “con todo lo necesario por tierra, mar y aire”. En poco más de una semana, 14 soldados turcos han muerto en ataques de artillería del régimen sirio contra las posiciones de las fuerzas de Turquía en Idlib.

En principio, y siguiendo los acuerdos firmados en Sochi en 2018, que trazaban las pautas para contener las hostilidades en Idlib, Ankara dispuso 13 puntos de observación a lo largo de las líneas por donde pasaba el frente bélico en otoño de aquel año para controlar el alto el fuego. En las últimas semanas, ha introducido en la zona entre 10.000 y 16.000 efectivos militares y ha entregado armas y blindados a las fuerzas rebeldes para tratar de frenar la ofensiva del Ejército regular sirio.

“En caso de que nuestros soldados en los puestos de observación o en otros lugares sean heridos, incluso de manera leve, atacaremos a las fuerzas del régimen en todas partes, sin ceñirnos a las fronteras de Idlib o al acuerdo de Sochi”, ha amenazado este miércoles Erdogan en un discurso ante diputados de su partido. “Ninguna aeronave que bombardea civiles podrá volar libremente”, avisó el líder ultraconservador turco. Una subida de tono frente a Moscú, cuya aviación apoya a Damasco en las operaciones aéreas.

El Kremlin no se ha quedado atrás en el tono. El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, ha acusado a Turquía de no hacer nada para “neutralizar a los terroristas”. Algo “inaceptable”, dijo. “La verdadera causa de la crisis en la zona de desescalada de Idlib es, desafortunadamente, el fracaso de nuestros colegas turcos de cumplir con sus obligaciones de separar a los militantes de la oposición moderada de los terroristas”, respondió el ministerio de Defensa ruso en un comunicado que asegura que los ataques de las fuerzas sirias son represalias a los terroristas.

El departamento dirigido por Serguéi Shoigu, uno de los miembros del Gobierno más cercanos a Putin, acusó a Ankara de desestabilizar la situación en la región con el envío de armas y municiones a la zona de desescalada y con la colocación de blindados y tropas. “Estamos convencidos de que, no sucumbiendo a las provocaciones de los terroristas y evitando decisiones apresuradas inconsistentes, esta misión de Rusia y la República de Turquía se implementará con éxito”, recalcó.

Fuente: El país