El ejemplo de la Reforma y Apertura en China: una política de comunicación eficaz para Venezuela.

INTRODUCCIÓN

La humanidad ha dado saltos agigantados durante el último medio siglo. Los avances sociales, políticos, económicos, industriales y tecnológicos que se han logrado hasta el momento se traducen en un mundo globalizado, el cual no se reduce a un centro, un país o potencia como lo hacía antes, sino que el surgimiento de un nuevo orden ha acabado con toda clase de atraso de las sociedades primitivas, para transformarse en un mundo competitivo, creciente, Pluri-polar y Multi-céntrico.

La Revista Científica Electrónica de Ciencias Humanas “ORBIS” en su artículo número 34, refleja que “la actual globalización, se interpreta como una evolución de las relaciones sociales, en virtud de la evolución de las tecnologías de la información y comunicación que proporciona a la sociedad la inter culturización en virtud de los productos, servicios y relaciones con los demás países de mundo”, sustentando que el mundo actual está en un desarrollo pleno que se adecua a una nueva era.
La integración es un camino para posibilitar que mejoren las condiciones de la inserción internacional, para ampliar y consolidar el desarrollo otorgándole sustentabilidad –y a la vez mejorar el bienestar de la población– y para afianzar la estabilidad y la paz, referido así por Francisco Rojas articulista de la Revista Nueva Sociedad.

Consecuentemente, es preciso decir que Latinoamérica como región en los últimos diez años ha mostrado avances sustanciosos, mediante el surgimiento de nuevos procesos de integración que así lo han permitido, demostrando que ha despertado del largo letargo de atraso y estancamiento, empezando de esta manera a alinearse lentamente con el mundo actual.
Venezuela, siendo un país agraciado y favorecido en diversos sentidos como territorio, ubicación, gentilicio, recursos naturales y minerales, entre otros más, aunado a todos los avances globales, es casi incomprensible que las condiciones sociales, políticas, económicas sean tan adversas, al punto en el que se encuentra hoy: atrasada, encajonada, arrinconada en una de las peores situaciones sociales, políticas y económicas de toda su historia.
Habría que tomar en cuenta la cadena de hechos que preceden al clima actual: el intervencionismo, la injerencia, la confabulación foránea, la complicidad interna y otra serie de factores influyentes, además se podría decir, por los resultados obtenidos, que las políticas aplicadas en la materia económica no han sido efectivas de todo , dejando a la expectativa una posible solución concreta a tal panorama.
Para localizar una política acertada ante tal situación, es valedero analizar los modelos que han tenido éxito en el mundo, total no se va a inventar el agua tibia. Traerlos a la palestra, estudiarlos, comprenderlos y así aprender de esas experiencias, que con sus particularidades se han dado en otros lados del mundo años antes, y hoy pueden verse como emergieron y se transformaron en grandes naciones con bases políticas, económicas y sociales muy favorables.
Son múltiples los casos de países que fueron devastados en su totalidad por guerras, plagas, hambrunas, crisis sociales y entre otras, los cuales vemos hoy en día como potencias emergentes con economías sólidas y sociedades avanzadas que pueden servir de modelo o referencia para otros.

EL INUSUAL CASO DE CHINA

Uno de esos países es China, que luego de ser un país atrasado en aspectos económicos, sociales y tecnológicos, que sufrió una fuerte hambruna, que contaba con un Producto Interno Bruto (PIB) de 150.000 US$ millones para más de 740 millones de personas, en la actualidad es una de las primeras economías del mundo, con un PIB de 12,2 US$ billones que registró en el año 2018, según informes de la ONU .
El surgimiento económico del gigante asiático, se debe en gran parte al proceso de Reforma que vivió desde finales de la década de los 70, el cual dio como resultado lo que sin duda alguna los eruditos, intelectuales y especialistas en diversas áreas no dejan de considerarlo como la apertura a la mayor revolución económica en la historia de la humanidad. Nunca antes una población tan grande había logrado una transformación económica tan favorable en un periodo de tiempo tan cort o, como el que ha experimentado China en estos 40 años.

Dicho proceso se llevó a cabo con Deng Xiaoping, como figura principal del mismo. Para entender las razones del proceso reformista, se debe comprender que China paradójicamente era una potencia armamentista para la época , pero socialmente estaba estancada, poseía una población atrasada en términos sociales, tecnológicos y económicos, debido a que Mao Tse-tung líder y fundador de la Republica Popular le había dado prioridad a la contienda política y a la lucha de clases mediante la Revolución Cultural , dejando en “Stand By” el desarrollo comercial de la nación.
Proceso de reforma y apertura en china (1978-1992)
El proceso de Reforma y Apertura prioriza la modernización, el bienestar de la población y el crecimiento productivo. La liberación del sistema económico y la apertura comercial hacia el exterior, son las dos principales líneas de acción a ejecutarse.
Esto para estimular los agentes inversores, otorgando mayor capacidad y autonomía comercial a la que se le conoce como propiedad privada, en nuevo modelo donde la importancia no solo radica en las empresas del Estado, si no que se crea una economía en conjunto con inversión privada, así lo dejó claro desde un inicio el mismo Xiaoping.

Con todo esto surge el concepto “El socialismo con características chinas”, que empezó a manejarse en el discurso de los principales líderes chinos; Donde se establece la falta de importancia en el método utilizado, y se centra en la efectividad del mismo, como lo declararía Xiaoping años después a la famosa revista estadounidense Times: “No importa si el gato es blanco o negro, lo importante es que coma ratón”.
De igual manera, es preciso destacar que el reformismo chino se realizó de manera gradual y progresivo: avanzando paulatinamente en las reformas a medida que éstas se iban tornando efectivas, abarcando popularidad y aceptación de las masas, utilizando un método experimental, lo que trae consigo la creación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), la cual no tiene otro fin más que atraer inversión de capital extranjero en áreas específicas con potencial desarrollo de forma planificada.
Para entender estatus actual de este país, hay que estudiar el pensamiento político durante este período histórico, los agentes principales, el contexto interno, el escenario internacional, el liderazgo y la metodología para llevar a cabo el proceso de reformas.

LOGROS DEL PROCESO DE REFORMA Y APERTURA

Es de analizar con atención en el éxito de la República Popular China. En primera instancia, la senda del cambio llevó a la nación asiática a situarse como una de las economías más importantes del mundo, al nivel de EE.UU. y la Unión Europea. En la actualidad es un país autosuficiente y sustentable con una economía y mercado prospero que brinda estabilidad a la región y a sus aliados .
Entre los principales logros del proceso de Reforma y Apertura, se destacan el avance y la profundización de cambios dentro de la sociedad, como lo son: el aumento de las riquezas nacionales, la erradicación del hambre, debido a que con el periodo de la "Revolución Cultural" el país sufrió un embate feroz de hambruna donde murieron entre diez y veinte mil personas por inanición . La lucha contra la pobreza en una nación con alto nivel poblacional, que ronda entre los 740 millones de personas según cifras oficiales.
Otro de los puntos de vistas resaltantes, es que el proceso reformista no solo a nivel interno tuvo éxito, sino también más allá de sus fronteras, debido a que China es un gigante industrial, en los emprendimientos tradicionales que ha avanzado de manera amplia y concisa en la industria tecnológica .
A esto se le suma la construcción de relaciones políticas estratégicas: firmando acuerdos de desarrollo técnico, minero, industrial y mercantil, brindando cooperación y asistencia a todos los países aliados a nivel mundial, lo que hace de China un mercado y economía estable, logrando un crecimiento anual del 9,5%, del PIB dejando claro la efectividad del proceso de Reforma y Apertura , según los informes económicos de la ONU.
Caben entonces las interrogantes, más allá de las fórmulas de expertos, ideologías partidistas o políticas populistas ¿cómo hicieron para lograrlo? En un contexto adverso como lo era la China del 1978, ¿cómo hizo ese país para lograr capitalizar el apoyo necesario y llevar adelante el proceso de reformas? Y además ¿Cómo antepuso sus intereses ante el mundo y las dudas?
Situación interna de China antes de la Reforma
Cuando Deng Xiaoping, secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh) llega al poder (1978), toma a una nación convulsa y un clima internacional polarizado por los efectos de la Guerra Fría .
Los fracasos de la colectivización y otras políticas fallidas durante lo que fue el “Gran Salto adelante”, además de los “excesos” de la “revolución cultural", dejaron saldos devastadores. Agravando el problema se adhieren los monopolios estatales hundidos en corrupción y burocracia, lo que se presentaba como un escenario adverso ante los primeros efectos de la Reforma, la cual sería aprobada en diciembre de 1978 por el comité Central del (PCCh).
En los inicios del proceso pueden identificar tres actores determinantes en la China de 1978 para que lograra calar la reforma de manera efectiva, más allá de las resistencias retóricas y los patrones dogmáticos heredados del Maoismo. El primero de ellos podríamos decir que es el pueblo, las masas populares que venían de padecer los embates y consecuencias del extremismo de ultraizquierda.
Consecuentemente, el segundo no menos importante que el primero, es el afecto del liderazgo del partido comunista chino, que a pesar del arresto de la "Banda de los Cuatro” y la expulsión de los principales detractores de Xiaoping, debían aportar toda su disposición para materializar el ambicioso proyecto que estaba a la puerta.
Por último, la opinión de los especialistas en el tema sería otro de los factores determinantes, si bien estos últimos conocían los pros y los contras de las realidades económicas del momento y sumarlos a la valoración positiva ante la visión transformadora del reformismo era imprescindible para consumar el cometido.
Situación externa de China antes de la Reforma
En el ámbito internacional, se reflejaba un panorama poco ventajoso para aplicar las medidas que lograrían hacer de un país estancado en un sistema de control de mercado, en una de las economías más grandes del planeta.
A mediados de la década de los 70 y 80 la influencia creciente de los EEUU estaba en pleno auge, la guerra fría había dejado hasta el momento movimientos y revoluciones de carácter socialista países devastados a su pasó y así fue hasta acabar con la URSS, el sistema capitalista si en algún momento estuvo afianzado fue durante las últimas tres décadas del pasado siglo, estadísticas internacionales de la Organización Mundial de Comercio lo confirman.
Vender la idea de un socialismo con características especiales, en un régimen donde el totalitarismo del Estado había acabado con cualquier posibilidad de propiedad privada era algo que los inversionistas y capitales extranjeros no dejaba de preocupar, teniendo en cuenta lo dicho por el economista, Adán Smith, "el principio de una inversión se basa en la necesidad, es promovido por la rentabilidad y consumado en la estabilidad y la confianza que dicha inversión genere" .
El surgimiento de una potencia en la región asiática no dejaba de preocupar a los vecinos, más aún cuando décadas antes había demostrado su poderío militar contra Taiwán, contra Japón y luego lo haría contra Vietnam.
La política comunicaciónal China fue determinante para cumplir con los objetivos de desarrollo político, económico y social, además de afianzarse en el mundo como potencia emergente. Fue ésta la que generó esa estabilidad y confianza de la que habla Smith para lograr estimular la inversión extranjera.
El poder y los Medios de Comunicación
Michael Foucault, en el trabajo de su vida “La sociedad y el Poder”, sostiene que “el poder designa relaciones entre sujetos que, de algún modo, conforman una asociación o grupo; y para ejercerlo, se emplean técnicas de amaestramiento, procedimientos de dominación, y sistemas para obtener la obediencia”. Puede decirse a partir de allí, que los Medios de Comunicación son uno de los factores (sujetos) determinantes para el ejercicio del poder.
Los medios de comunicación luego de su aserción en la sociedad, han pasado a tener un rol determinante motivado a su capacidad de influencia dentro la misma , tanto así que los teóricos como Armand Mattelart, Haroll Laswell, Raymond Nixon y otros, desde hace mucho han venido exponiendo “la teoría política de los medios” que define a los mismos como agentes adheridos a intereses políticos por su capacidad de influenciar y generar de matrices de opinión.
Eliseo Verón, en su Teoría de la “Construcción de los Acontecimientos”, afirma el arraigo de los medios concebidos como actores de la vida social, pues “ellos producen la realidad de una sociedad en el devenir, presente como expresión colectiva para los actores sociales”. Consecuentemente con lo antes citado se sostiene el razonamiento de la activa participación de los medios de comunicación en la sociedad moderna como agentes de poder e influencia política.

APLICACIÓN DEL PODER COMUNICACIONAL DE CHINA

Antes, durante y después del proceso de Reforma y Apertura, China ha manejado una estructura comunicacional eficiente, audaz, vanguardista y eficaz que ha permitido la materialización del proceso que los encaminó como nación a ser una potencia económica .
Desde los inicios de la república popular China, el control ideológico por parte del Estado bajo el ojo del partido único, está presente en el rumbo político, económico y social de la nación, por lo que la atención especial al área comunicacional específicamente no es coincidencia.
El sistema comunicacional chino tiene el objetivo de evitar cualquier permeabilidad en la estructura que pueda mostrar vulnerabilidades. La figura más significativa a la hora de generar información en China es la agencia oficial de noticias: Xinhua la que se constituye como la agencia de noticias más grande del mundo, lo que para China no ha sido algo inadvertido .
Asimismo, el establecimiento de la CCTV (Central Chinnesse Televisión) como grupo público de televisión en la República Popular de China y una de las mayores empresas de comunicación en Asia., el posicionamiento de una industria cinematográfica propia, el culto a la personalidad promovido desde la figura de Mao, y el manejo cuidadoso del discurso, no son cuestiones que pueden analizarse de forma aislada.
Sin embargo, el giro hacia la apertura comercial hizo posible que el país asiático diera entrada a operadoras internacionales de televisión, eso sí, obligados a emitir a través del satélite o del cable. Es el caso de Star TV, propiedad del imperio NewsCorp, del magnate Rupert Murdoch y otros.
La actividad audiovisual en el país está también supeditada a los dictados del Gobierno, más que prohibir, lo que Beijing establece en torno a la radio y a la televisión es todo un marco normativo muy amplio y restrictivo que se organiza bajo el amparo del Ministerio de Radio, Cine y Televisión que obedece a distintos estadios y organismos como el antiguo Buró Central de Propaganda —ahora conocido como Departamento de Publicidad—, la Agencia de Secretos de Estado o el Ministerio para la Seguridad Pública.
Los mecanismos de censura en la actividad de los medios de comunicación estuvieron presentes durante el periodo de Reforma y Apertura, aunque se acentúan especialmente a partir de 1995, fecha en la que Internet comienza a comercializarse en China, ya que tampoco la Red podrá escaparse a la prolija regulación mediática, así lo afirma un estudio del 2010 realizado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid .
En el prólogo del libro Rodrigo Álvarez Valdés “La estrategia comunicacional de La política exterior de China hacia américa del sur: entre La hegemonía y La cooperación” se sostiene que, en síntesis, China tiene una estrategia comunicacional consciente, compleja y bien elaborada. Acredita que ella no es un aspecto auxiliar de su política exterior, sino que uno de carácter sustantivo .
Lo que implica la relevante tarea de acreditar que dicha estrategia comunicacional existe, con un objetivo central: reducir la incertidumbre respecto del avances chinos, desplazando la atención hacia los beneficios de la relación y distanciándola de lo que podría concebirse como una amenaza.

ESTRUCTURA MEDIÁTICA DE CHINA

La constitución de una plataforma Mass Media adaptada y subordinada a los intereses del país asiático fueron tan importantes como el capital extranjero para llevar a cabo las reformas. La política comunicacional de China ha sido garante del éxito que que se obtuvo el proceso de Reforma y Apertura.
En el caso de los discursos de Deng Xiaoping, ha habido un fenómeno muy interesante. Él no es un economista profesional , pero lo que dijo se ajusta a los principios de la Economía, como una disciplina por eso fue aceptado por todos los de dentro de la disciplina de la Economía.
De esta manera él y sus discursos políticos económicos fueron aceptados por la disciplina generando el interés, la confianza y estabilidad que se ameritaba para promover las líneas fundamentales de las reformas como lo era la apertura a la inversión extranjera.
Discursos de economía de Xiaoping
Deng Xiaoping, representa la figura de un hombre visionario, que como dirigente entendió como manejar los procesos de comunicación ante los actores determinantes en la política de China: los especialistas, el partido y las masas populares, quienes eran necesarios en coordinación ecuánime para adelantar el proceso de Reforma y apertura.
El líder reformista chino fue intachable en el discurso económico durante todo el periodo de reforma (1978-1992), el éxito de dicho proceso que es atribuido a él no solo se le debe por promoverlo sino por consolidarlo a través de su capacidad de comunicar, mediante la cual supo adecuarse a sus interlocutores y hacerles llegar sus mensajes de renovación y transformación económica del país, transfiriendo su visión y mentalidad de apertura hacia el desarrollo.
En la tesis doctoral de grado de Kai Zeng, denominado “La evolución de los discursos políticos económicos desde la doctrina: un país, dos sistemas” se analiza el poder de los mecanismos discursivos y retóricos empleados por el político Deng Xiaoping en 179 discursos durante todo el periodo de Reforma, por medio de los cuales consiguió cambiar el rumbo económico de la actual potencia, distanciándose del periodo anterior, representado por la influencia de Mao Zedong y de la Revolución Cultural.
Dicho estudio se fundamentó en la influencia comunicacional que logró vencer las resistencias dogmáticas presentes desde la influencia Maoísta. Demostrando, como un proceso social-histórico en el que cada etapa implicaba la resolución de unos problemas económicos, pero también y no menos importantes: comunicacionales.
Por medio de habilidad discursiva y retorica en el ámbito político, Xiaoping pudo transmitir mejor su idea de forma familiarizada con el pueblo chino y los visitantes extranjeros. De esta manera, para sus audiencias, los contenidos políticos económicos no eran abstractos, aburridos y herméticos. Lo que demuestra que el líder como un orador experimentado, concede gran importancia a los procesos de la comunicación política durante la orientación y consolidación de la Reforma y Apertura China.
Política comunicacional de China con el mundo
Los recursos discursivos y retóricos bajo el liderazgo de Deng Xiaoping no solo consiguieron convencer a los distintos agentes políticos y sociales de China de la necesidad de la Reforma y Apertura, sino al mundo occidental que en su modelos político y económico lo que representaba para la época, de forma antagónica, su primer adversario para la consolidación del proceso que posicionaría a la nación asiática al rango de potencia económica mundial.
La mediática china en los procesos globales, la hábil utilización del pragmatismo económico y del uso de recursos retóricos en el discurso lograron llevar al mundo la comprensión de los conceptos básicos alejados de los dogmatismos, el sentido común aplicado a la realidad y la derrota retahílas retóricas de las resistencias acumuladas en los niveles de decisión, permitieron lo necesario para lograr la Reforma y apertura.
El contexto político internacional de una nación lo puede determinar la efectividad de la comunicación, y una comunicación eficaz intercultural mejora la realidad política y económica internacional, así lo describiría el economista alemán Max Weber, en su libro “Economía y sociedad”. El líder reformista chino entendiendo esto genera su política de comunicación para el mundo como lo afirma el estudio de K. Zeng (2011) que:

“…En el panorama exterior de China, frente a las audiencias con distintos fondos culturales, por ejemplo, los funcionarios chinos y los visitantes extranjeros, Deng Xiaoping, respetó mucho sus diferencias culturales; Para que la audiencia pudiera comprender mejor su principio, amplió de diferente forma la expresión retórica. Al comunicarse con el mundo exterior, mostró una autoestima nacional completa y una actitud cortés, para crear una comunicación equitativa y con respeto entre las partes.” (p, 504).
Esto nos dice que la política comunicacional dirigida por Deng Xiaoping hacia el mundo exterior se fundamenta en valores éticos y diplomáticos que permitieron el libre desarrollo de la Reforma. Así fue en el proceso de intercambio entre China y los Estados Unidos, desde 1945 hasta el día de hoy, etapa que Zeng, divide en cinco etapas con diferentes características:
- Durante el período de la Gran Depresión y la II Guerra Mundial (1912-1945), la República de China y los Estados Unidos fueron aliados y tuvieron un enemigo común que fue Japón. Comunicación favorable.

- Después de la fundación de la República Popular China (1949-1966), por la caída del Telón de la Guerra Fría y el conflicto ideológico entre la República Popular de China socialista y los Estados Unidos capitalistas, el entorno de comunicación se convirtió en desfavorable.

- Durante el período de la Revolución Cultural (1966-1976), China persigue una ideología ultraizquierdista, muestra un rechazo extremo de la sociedad occidental y una actitud completamente cerrada. El entorno de comunicación es muy desfavorable.

- Desde el año 1969 hasta el año 1989, los presidentes Richard Nixon, Jimmy Carter, Ronald Reagan, no importa si son del Partido Republicano o del Partido Demócrata, respondieron positivamente a la política de Reforma y Apertura hacia el exterior de Deng Xiaoping. Ellos construyeron conjuntamente un entorno de comunicación muy activo y positivo.

- Durante el período desde el inicio de la Reforma y Apertura hasta el momento en que Donald Trump asumió la presidencia (1976-2017), en un contexto global, la comunicación intercultural se encuentra con mejores oportunidades y condiciones.
Bajo estos parámetros expuestos por la investigación de K. Zeng, se puede decir que desde 1978 se ha tratado de llevar una comunicación eficaz intercultural con el mundo global para que la Reforma y Apertura económica se consolidara y se materializaran los logros que hoy conocemos del gigante asiático.
Comunicación política China acertada
China no se ha convertido en la súper potencia mundial que hoy conocemos, solo por ser “Comunista” o entender más o menos los altibajos en el desarrollo de un libre mercado, tampoco por jugar a la lotería y apostar errantemente por ideas dogmáticas para justificar una postura ideológica ante un modelo opuesto. Sino por comprender los procesos históricos, los contextos, los escenarios y la forma correcta de adecuarse comunicacionalmente ante ellos.
A partir de todo esto podemos resumir que, el éxito de la gran revolución económica sin precedentes en el mundo y el surgimiento de la potencia emergente del continente asiático se debe a la efectividad de su estrategia comunicacional.
Precedentes de la realidad económica de Venezuela
A mediados de la década de los 50 intelectuales y pensadores venezolanos ya venían advirtiendo la catástrofe que arrasaría a Venezuela si no se tomaban las medidas necesarias para sacar al país de la renta petrolera. No se puede dejar de mencionar la popular frase de Arturo Uslar Pietri: "sembremos el petróleo".
Es necesario recalcar que el auge petrolero y las grandes bonanzas financieras en divisas extranjeras que este trajo consigo remplazó a la agricultura y a toda idea productiva fuera de ello. Ejemplo claro de ello es el primer mandato de Carlos Andrés Pérez “CAP” (1974-1979) cuando se nacionaliza la industria, periodo conocido como la “Venezuela saudita”, llamada así debido al flujo de petrodólares motivado a la exportación de crudo, enmarcado en el embargo de petróleo arábe.
La gran cantidad de dinero, trajo a su vez un alto índice de corrupción, paraísos fiscales y capitales desviados por empresas de maletín, que empezarían a dar forma a la actual crisis venezolana post-petróleo.
Al mandato de CAP le siguió la llegada al poder de Luis Herrera Campin (1979-1984), en su ascenso al poder denuncia que “asume una economía que sufre desequilibrios estructurales y presiones inflacionarias especulativas, que han erosionado altamente la capacidad adquisitiva de las clases medias y de los innumerables núcleos marginales del país. Recibo una Venezuela hipotecada” dijo Herrera Campin.
Su mandato se le conoce por sus aportes a la cultura, pero también ocurrió la devaluación de la moneda, mejor conocido como el "viernes negro" venezolano, en febrero de 1983, dándole seguimiento y asentamiento profundo a una crisis económica del modelo venezolano, que iría en crecimiento progresivo.
Para el año 1989 vuelve al poder Carlos Andrés Pérez, iniciando este con una economía endeudada con más de 6.500 millones de créditos, que vencían ese mismo año, tomando estas medidas fuertes que no tuvieron aceptación entre los ciudadanos, provocando un estallido social denominado el “Caracazo”, y tras varias privatizaciones de empresas nacionales y escándalos por corrupción, y varios intentos de golpe de estado por militares en su contra, fue destituido.
Es importante dar este resumido repaso a la historia de Venezuela ya que los periodos mencionados han sido los de mayor ingreso de divisas por exportación del petróleo según cifras oficiales del Banco central de Venezuela.
Para poder comprender la situación actual se deben tener en cuenta que durante las últimas tres décadas del pasado siglo la aplicación de políticas con efecto negativo, la corrupción, y el desinterés nacional con la falta de un plan de país trajeron consigo una crisis determinada en que Venezuela no posee una economía diversa, sino basada en un mono producto.

SEMEJANZAS CON LA REALIDAD CHINA PRE-REFORMA (1976-1978)

Ahora bien, sin ser osados podemos hacer una analogía de Venezuela actual con la China de (1976-1978), la cual se encontraba curiosamente de manera similar: estancada económicamente, con una sociedad convulsa, en un modelo productivo atrapada bajo los controles del Estado y en general una situación de país sin esperanza de desarrollo.
El gobierno venezolano bajo la dirección del presidente Hugo Chávez (1999-2012) enfatizó muchas veces la necesidad rotunda de romper con el esquema del modelo rentista petrolero, así lo reflejó en el documento que establecía su plan de gobierno “El Plan de La Patria”. Sin embargo, las políticas y medidas económicas aplicadas por dicho mandatario se centraron en: la industria petrolera, la nacionalización de las principales industrias del país, el financiamiento a pequeños y medianos empresarios y la regularización del mercado mediante la legislación y el establecimiento de un sistema de control cambiario.
Por su parte, el presidente Nicolás Maduro (2012-actual), entramado en un sistema de consecuencias y secuelas de un modelo económico heredado de sus predecesores ha fundamentado una serie de medidas en materia económica mucho más abiertas y atrevidas con respecto a las políticas de control estatal, regulación del mercado y control de actividades económicas y cambiario del modelo anterior.
Cabe destacar, que el Presidente venezolano ejecutó una serie de transformaciones en la legislación económica que flexibilizan las regulaciones y controles del mercado, minimizan y en algunos casos exoneran de aranceles a los exportadores, permite de algún modo la circulación de divisas dejando de lado el control cambiario, en aras de construir las condiciones y captar la inversión extranjera.
Venezuela cuenta con un sistema de protección social personalizado a través del “Carnet de la Patria”. Asimismo, se ha experimentado con transacciones comerciales mediante figuras enmarcadas en un nuevo orden económico, convirtiéndose en el primer gobierno del mundo que promueve un Cripto-activo con respaldo en petróleo. Se creó la posibilidad de ahorrar en oro, a través de unos cupos expedidos por el Banco Central de Venezuela y otras políticas de oxigenación en materia económica, pero la situación sigue siendo adversa.
Maduro, expuso un plan de desarrollo económico denominado “La Agenda Económica Bolivariana”, que consiste en impulsar los llamados “motores productivos”, enmarcados en 16 áreas de la diversificación productiva en la realidad venezolana, un proyecto experimental muy parecido a lo que en China fue “La Zona Económicas Especiales”, que logró el desarrollo de gran parte del país asiático.
Con todo esto nos preguntamos, ¿Por qué Venezuela no logra salir del estatismo económico? Luego de todas las medidas económicas flexibles y favorables a la propiedad privada ¿Por qué no se ha logrado capitalizar la suficiente inversión extranjera? Si Venezuela es un país potencialmente rico ¿Qué falta para que la idea de desarrollo productivo cale en el mundo y atraiga inversión extranjera?
La comunicación política y la realidad económica de Venezuela
Sería ingenuo si se analizara el contexto económico sin tomar en cuenta los agentes determinantes o los factores que, como expresa Focault, se conjugan para consumar el poder. Si bien para que China lograra llevar a cabo la mayor revolución económica del mundo, se debe a la ejecución de una política comunicacional acertada, pues en Venezuela no se es ajeno a esa realidad a la inversa.
El país petrolero desde hace dos décadas carece de una política comunicacional acertada, así lo enfatizó en el año 2006 el reconocido periodista y estudioso Luis Ugas, a través de un artículo digital en el portal de opinión Aporrea: “Mucho se ha venido hablando en la Venezuela actual de la necesidad de construir una política que responda a las exigencias comunicacionales del proceso de cambio revolucionario que se está desarrollando en el país en estos últimos años” expresó.
En tal sentido, esta realidad se ha degenerado en una ausencia notable en este ámbito, obteniendo como resultado una influencia comunicacional neutra o negativa por parte de los sistemas comunicacionales ajenos. Reflejándose en la opinión pública y castrando de ella toda posibilidad de confianza y estabilidad para invertir en el país sur americano.
Posteriormente, en el mismo portal 5 años después el estudioso de la comunicación Emilio Farrera, manifestó la misma inquietud señalando que “hemos dicho hasta la saciedad, desde los primeros años de la quinta república, que el Estado carece de una política comunicacional clara y convincente, sin embargo, es poco lo que se ha logrado avanzar en este campo” dijo Farrera.
Teniendo en cuenta la carencia existente de una política comunicacional, estrategias y sistemas que enlacen el hilo discursivo asociado a los intereses económicos de la nación, obtenemos el clima actual de desconfianza e inestabilidad en la materia, que genera dudas a pesar de la aplicación políticas abiertas y favorables a la inversión extranjera.
Crisis económica: resultado de un ataque comunicacional y la falta una comunicación política
Desde hace aproximadamente 8 años, la economía venezolana ha venido sufriendo una recesión profunda, solidificando una aguda crisis que repercute en la estabilidad social y política de la nación, resultado de una ofensiva comunicacional por parte de intereses extranjeros representados en potencias mundiales como es el caso de Estados Unidos de Norte América.
Factores externos se han conjugado en una política comunicacional en contra de Venezuela y el proceso de cambio social que lidera el Presidente Nicolás Maduro. Desde organismos multilaterales, como lo es La Organización de Estados Americanos (OEA), organizaciones políticas antagónicas al Gobierno venezolano e inclusive Gobiernos radicales de países que han declarado frontalidad en oposición discursiva como parte del mismo de un plan orquestado.
La arremetida mediática que ha sufrido la Venezuela tomó mayor fuerza cuándo en marzo del 2015 Barack Obama, presidente de Los Estados Unidos, declaró abiertamente que Venezuela representaba para su país una amenaza “inusual y extraordinaria”, firmando una declaración de “emergencia nacional”.
Dicho discurso ha venido de manera sistemática siguiendo un hilo comunicacional que respaldado por otros gobiernos, organismos y organizaciones que han afectado el clima de seguridad y estabilidad de la nación sur americana, agravado las dificultades económicas que atraviesa Venezuela.
Tal política comunicacional, asedio mediático ha generado el escenario para realizar acciones programadas como: el ataque al sistema financiero venezolano, prohibiendo y sancionando a las empresas que vendan o compren al gobierno venezolano, lo cual ha hecho crecer la crisis económica en el país sudamericano.
De igual forma. Han reteniendo cientos de millones de dólares en banco extranjeros, lo cual no permite a Venezuela realizar pagos de la deuda eterna, o realizar compras de materia prima, alimentos, implementos médicos o medicinas, lo cual ha dado principio a un bloqueo financiero, declarado por el actual presidente estadounidense Donald Trump.
Según Umberto Eco en su libro “Tratado de semiótica general” define la semiótica como: la rama que “estudia toda la cultura como proceso de comunicación, y tiende a demostrar que bajo los procesos culturales hay sistemas. La dialéctica entre sistema y proceso nos lleva a afirmar la dialéctica entre código y mensaje” afirma.
Entonces si se le toma desde un punto de vista semiótico, el discurso utilizado por Obama en 2015, en el cual utiliza la palabra “emergencia nacional” y “amenaza inusual” en un orden de palabras continuadas, teniendo en cuenta la importancia de EE.UU, y como referencia mercantil, al ser la economía importante del mundo moderno, dicho discurso caló como un golpe duro a la imagen de Venezuela en el mercado internacional, haciendo que países aliados tanto compradores como vendedores, perdieran la confianza en la economía de la nación petrolera.
Lo cual ha traído consigo la devaluación de la moneda nacional, un bajón en las ventas de petróleo, al ser este un país mono productor, dependiente en su totalidad del crudo, se ha creado una inflación inducida sin precedentes, al no poder hacer contraste entre las ventas o exportaciones de materia prima, con la cantidad de importaciones.
Ante tal situación, el Gobierno de Nicolás Maduro, le ha salido al paso con alianzas, manejando un discurso enmarcado en el respeto a la soberanía y libertad de los pueblos. De igual manera se han promovido el uso de campañas mediáticas para contrarrestar, los ataques comunicacionales tanto extranjeros como nacionales, haciendo uso de las redes sociales y el social media, como ejemplo #ObamaDerogaeldecreto y #NoMoreTrump y otros tratando de solventar la situación inestable que vive Venezuela.
Una de las conclusiones de la Tesis de K. Zeng reflejó que la China de Deng Xioaping, en si en su momento no hubiese logrado consolidar una política comunicacional eficaz y alineada a los intereses económicos, muy difícilmente hubieran logrado el cometido del proceso de Reforma y Apertura. Así lo puntualizó:
“El trasfondo histórico internacional determina la efectividad de la comunicación y una comunicación eficaz intercultural mejora la realidad política y económica internacional. La comunicación dirigida por Deng Xiaoping hacia el mundo exterior se está beneficiado del contexto internacional de su momento y también lo promueve activamente.” (p,504)

Vale resaltar, que con todo lo antes mencionado se puede comprender fácilmente que Venezuela se encuentra entramado en la actual situación política, económica y social, motivado a un sistemático ataque comunicacional, podemos agregar también que la política comunicacional no sido del todo efectiva lo que ha hecho casi imposible concretar la consolidación de los procesos y medidas en materia económicas, que al final se ve reflejado en el panorama social y político.

Por:
Lic. Renee A. Herrera y Lic. Carlos Hernandez
IG: Renee.herrera357 y Tankamadiba

Publicación: 
Lunes, Enero 6, 2020 - 12:26